LA DEMENCIA NUBLADA

Posted in Notas insoportables on 30 agosto, 2018 by laespaldadelcamaleon

Cuando las nubes pasaban a una velocidad apreciable, nunca estaba. Yo miraba el cielo, y veía el cambio que cada segundo ofrecía, y pensaba en ella, ella como una nube, pasando veloz por cualquier azarosa situación. Sospechaba que no era capaz de afrontar todo lo que pudiera ponerse por delante, pero aparecía después, confusa y dolida; su manera habitual. Solía venir con una botella de vino, para ella, yo prefería la cerveza, pero era un mano a mano, porque escuchar significa beber, al menos de alguna fuente. Y yo la bebía cuando aparecía, cuando sonaba la puerta con tres golpes secos. Rompía mi rutina, tan trabajada durante años, pero a ella le concedía esas intrusiones. Entonces entraba e iba a la cocina, cogía un vaso y volvía al salón, a partir de ahí el vaso no se quedaba vacío en ningún momento. Y hablaba y hablaba. Su vida era una explosión de sensaciones y vivencias, en el fondo todas eran la misma, repetidas una y otra vez, pero ella las sentía distintas cada día, y sufría por esa constante. Sigue leyendo

Anuncios

A POR ELLOS, OEEE…

Posted in Sin categoría on 31 mayo, 2018 by laespaldadelcamaleon

Ya no es necesario que se vayan sin más, hay que pasar la escoba, limpiar el panorama y volver a hacer relucir lo que era nuestro, empezando, sin ir más lejos, por la palabra. Cuando la moción de censura parece un chiste de mal gusto (demasiados intereses, egos y desacuerdos), aunque necesario, seguimos viendo como brotan casos impropios de una democracia, porque en España de eso sabemos más bien poco. Cuando un estado condena (ya sea con sanción económica o cárcel) a quien se expresa libremente ya podemos hablar de dictadura sin complejos, porque ser elegido por el pueblo no implica carta blanca (aunque la historia me contradiga), sino un acto de responsabilidad para la ciudadanía que ha confiado en ti.

Amnistía Internacional ha publicado un informe en el que denuncia dicha situación. Washington Post nos compara con países ultras como Polonia y Hungría. Parece ser que la comunidad europea va a investigarnos porque huele la chusma que nos guía (a buena hora) y nos aleja de los acuerdos básicos de la unión, pero claro, hay que ser tan optimista en estos casos que hasta al más exagerado de ellos le explotaría la cabeza de putrefacta felicidad.

Y es que hay que reconocerles el mérito a esta gentuza, y es que aplican la democracia a su manera, es decir, lo mismo les da un cantante, que un periodista, que un juez, que cualquier vecino (pongo vecino porque la palabra ciudadano últimamente no me gusta mucho, vaya usted a saber por qué), o hijo del mismo. Como ellos se lo guisan y se lo comen, pues con su mayoría campan a sus anchas sin máscara alguna, aunque luego resulte que no hubo nadie allí, que nadie vio nada, que las cosas, al parecer, suceden por milagro, que tiene su lógica dada su condición, no nos engañemos. Y como se guían por Dios pues no oyen a las organizaciones colindantes, aunque las advertencias vengan de la mismísima ONU, que bueno, también cojea un poco (quizá por eso en la entrada de la misma hay una silla gigante con una pata rota a modo de escultura, bueno, no es por eso, pero les pega). Y es que además de conseguir dinerito, que siempre va bien (ya son millones de euros en multas), pues se consigue respeto, ese respeto impuesto por miedo que tan bien conocía su amado caudillo. Saben que el miedo aminora, que consigue recluir a la gente en sí misma, y esto, aparte de crear un ambiente propicio para gobernar a sus anchas, pues va ampliando sus límites hasta conseguir la sumisión casi total del pueblo, que lentamente se va hundiendo en la ignorancia hasta el punto de, sin prisa pero sin pausa, generar nuevos simpatizantes que consideren que sus líderes velan por ellos. Y es que esta gente sabe lo que hace, lo aprendieron de cuna. De lo que no son conscientes es de que el mundo ha cambiado, aunque por lo visto, no tanto. Ahora son juez y parte, y la palabra de un policía es una prueba irrefutable, y esto se conoce como estado policial, yo no conozco otro término. Pero así, paso a paso, se va creando una autocensura por miedo a ser multado o encarcelado, por tanto se consigue la desmovilización externa y se construye la libertad interna. Patente de corso.

Y no es que ahora sea el momento, que de eso ya hace tiempo, es que ahora es cuando parece que se acerca (como otras veces, seamos conscientes), y da la impresión de que alguien, desde muy arriba, ha dado la orden. Recuerdo una frase de “El gato pardo”: A veces es necesario que todo cambie para que todo siga igual.

Y nosotros no es que estémos aquí, es que somos el aquí, el que sostiene, sufre y, en ocasiones, permite, porque sabemos la lección, y es que el verbo “dimitir” en españa no existe.

Da bajón saber que aunque superes una situación se puede volver a repetir: Señor, ha superado el cáncer de riñón. Ya, ahora lo tengo de hígado. Déjeme trajinar, hombre. Si ya a estas alturas me quiero morir. Calle loco, que está en buenas manos.

Así que seamos positivos, estamos en el circo sin haber pagado entrada (al menos directamente), y presenciamos todo el espectáculo absortos entre tanta filigrana, con la boca abierta, sorprendidos, expectantes y con ganas de aplaudir hasta rompernos las manos. Manifestarnos nos viene saliendo caro y amoratado, no hacerlo dobla el precio. Criticar… Hasta cierto punto, porque como lo dejes escrito en algún lugar, fácil se te encuentra, se te pasa el rodillo y se te deja nuevo. Y con tanta norma, tanta presión y tanto desalmado, uno anda loco por hacer sin saber qué. ¿Pa donde tiro? ¿Cuál es el camino? ¿Se seguiran entendiendo las metáforas? ¿Soy retórico y elegante o conciso e hiriente? Pues sé como te de la gana, a ver quién te pone a ti el cascabel.

Y ya para acabar, porque noto que mi estado va como va, me queda ésto y la atención con mirada fija al centro del circo. Creo que ahora viene un trapecista que da saltos en el aire y se equilibra sobre una cuerda al caer, y joder, nunca se cae. ¡Qué grande! Mira, ahí sale, con el pantalón ceñido marcando paquete, ese sí que se sabe seguro. Estemos atentos a sus piruetas, porque si no nos andamos listos nos la van a volver a meter, y no sólo la puntita. Y si quedamos en estado, pues quizá nazca una democracita (Morales, señoritooo…) a la que tengamos que reeducar, mimar, atender y guiar. Que ser padre es duro, pero cuando te supera el hijo… Por favor.

EL RITUAL

Posted in Notas insoportables on 13 enero, 2018 by laespaldadelcamaleon

Ya empezaba a clarear, aún no había salido el sol, pero la luz de su proximidad había empezado a iluminar las calles. Las fachadas de los edificios se dibujaban en varios matices de sombras, con sus entrantes y salientes arquitectónicos. A cada paso, muy sutilmente, se apreciaba el cambio al nuevo día con más intensidad. Las sombras se hacían más duras a los ojos, y el cielo iba afinando un azul sostenido que duraría buena parte del día. Se acercaba la hora del gallo. Sigue leyendo

IGNORANCIA

Posted in Notas insoportables on 28 octubre, 2017 by laespaldadelcamaleon

Había un poder evidente flotando en el aire, demasiadas interpretaciones sobre la superficie. La raíz, enredada, se resolvía en un sólo tronco. Pero al ramificarse corría el pensamiento libre como azar, la lluvia sólo mojaba a quien no debía. Y las especies se enfrentaban endiabladas, nadie quería ser la primera hoja en caer. Quemada, sin vida, expuesta al capricho de pisadas gigantes que hacen crujir los huesos. Sigue leyendo

NATURALEZA SALVAJE

Posted in Notas insoportables on 19 junio, 2017 by laespaldadelcamaleon

Verla salir de la oscuridad con paso firme siempre es un gozo. Cuando la escasa luz empieza a descubrir sus intenciones, relucen sus fetiches imponiendo el orden, la premisa ante mí.

Intrigado la observo acercarse ronroneando deseos, códigos que interpretar. Sigue leyendo

CRITERIO

Posted in Notas insoportables on 28 abril, 2017 by laespaldadelcamaleon

La historia que exhibe su sangre delante del rostro mirado con odio, completa el texto chirriante que corrompe miserias, que nada aportan desde sus celdas. No es cuestión de creer, implica obediencia, atentados, miseria, rodillas sangrantes sobre suelos privados. Sigue leyendo

LA OLA DE FRÍO

Posted in Notas insoportables on 27 febrero, 2017 by laespaldadelcamaleon

Hacía un frío como pocas veces había sentido, el termómetro bajaba del cero varios puntos y la calle parecía envuelta en una neblina espesa que había venido a quedarse varios días. Aún así, en casa, se preparaba para salir a la calle capa tras capa. La ruta era sencilla, podría hacerla con los ojos vendados, no era nada nuevo. Se trataba de visitar los centros donde se podía encontrar algún puesto vacante para trabajar. Las letras apretaban, los estómagos tambien. Y para esto el frío no tenía respuesta. Sigue leyendo